Skip to content

Voto de castigo a Obama: pierde el control del Congreso

November 5, 2014

WASHINGTON (apro).- En una de las elecciones más costosas y cerradas de la historia moderna de Estados Unidos, el Partido Republicano se apoderó este martes del control total del Congreso federal, luego de derrotar al Partido Demócrata y al presidente Barack Obama, en los comicios federales de medio periodo.

La victoria de los republicanos en la contienda senatorial en los estados de Arkansas, Colorado, Carolina del Norte, Dakota del Sur, Montana y Virginia del Oeste permitieron a este partido arrebatarle a los demócratas el control de la Cámara alta.

Al cierre de la edición, la nueva composición del Senado quedaría con 51 espacios para los republicanos, 47 para los demócratas y la indefinición de una curul, correspondiente al estado de Lousiana que se definirá dentro de un mes, y tomando en cuenta que en Iowa el Partido Republicano también iba adelante en el conteo que, de confirmarse el triunfo, éste les permitiría sumar 52 senadores.

En los comicios de este martes, los republicanos también se reconfirmaron como el partido dominante en la Cámara de Representantes lo que, aunado a la victoria en el Senado, los convierte en la fuerza política en control total del Congreso federal, por lo menos durante los últimos dos años del segundo mandato presidencial de Obama.

Pese a que en Louisiana la contienda por el Senado se definirá en una segunda vuelta el próximo 6 de diciembre, el resultado de esa elección no tendrá efecto alguno respecto de la conformación mayoritaria en la Cámara alta.

Los comicios de este martes dejaron en claro la inconformidad del electorado estadunidense con el presidente Obama y el Partido Demócrata.

La sólida victoria de los republicanos, que ganaron las seis curules que requerían en el Senado para convertirse en mayoría representativa, abre incluso a este partido nuevas perspectivas, de cara a los comicios de noviembre de 2016, de también recuperar la Casa Blanca.

El voto en las urnas para estas elecciones federales de medio periodo deja a Obama básicamente solo, en términos políticos, ya que gobernará sus dos últimos años con un Congreso completamente dominado por la oposición republicana.

“Por mucho tiempo este gobierno (el de Obama) trató de decirle al pueblo estadunidense lo que era bueno para ellos, y culpaba a cualquier otro si sus políticas no funcionaban, pero los ciudadanos se cansaron de ello”, declaró Mith McConnell, senador republicano de Kentucky, quien no sólo se reeligió seis años más al Senado, sino a partir de enero también será el líder la mayoría en esa Cámara.

Los republicanos, que antes de las elecciones tenían 45 de los 100 lugares en el Senado, lograron arrebatarle seis puestos a los demócratas que poseían 53 escaños, más los dos independientes alineados con ellos.

En Arkansas, Tom Cotton; en Colorado, Cory Gardner; Shelly Moore Capito, en Virginia del Oeste; Steve Daines, en Montana; en Dakota del Sur, Mike Rounds, y Thom Tillis en Carolina del Norte son los nuevos senadores republicanos que consiguieron la victoria que le arrebata a los demócratas la mayoría representativa.

La derrota de Obama y los demócratas marca una nueva era en el poder político en Washington, bajo el cual en los últimos dos años del actual presidente se enfrentará posiblemente a una negativa total a cualquiera de sus iniciativas de ley.

Con mira a las elecciones presidenciales de noviembre de 2016 los republicanos, como dueños del control de todo el Congreso federal, no permitirán a Obama el más mínimo triunfo político y, al contrario, harán de su victoria de este martes el eje de lanzamiento de su plataforma presidencial.

Analistas políticos pronostican que los republicanos incluso tendrán más posibilidades políticas de revocar algunas leyes promovidas y promulgadas por Obama gracias al control que tenía en el Senado, como la reforma al sistema de salud pública.

En paralelo, se considera incluso que los republicanos, con claros objetivos electorales, ahora podrían diseñar un nuevo proyecto de cambio a las leyes de inmigración enfocado a recoger el voto del electorado hispano, que aunque en estos comicios de medio periodo no tuvo mayor impacto, en términos porcentuales sí podría definir las elecciones para presidente de Estados Unidos en noviembre de 2016.

From → Cuba, EEUU, Politics

Leave a Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: