Skip to content

Se derrumba también en Miami la oposición venezolana

November 27, 2013

Por:  Edmundo García

La pasada semana se formó una gran alharaca en Miami respecto a la Ley Habilitante, que otorga al presidente de Venezuela, en este caso a Nicolás Maduro, poderes especiales por 12 meses.

El presidente Hugo Chávez en cuatro ocasiones hizo uso de las prerrogativas que otorga esta norma; aunque la facultad estaba instituida desde antes que Chávez llegara al poder.
Aquí no había nada raro. No obstante, algunos medios hicieron una propaganda negativa alrededor de esto, tanto en Venezuela como en Miami, todo con vista a las elecciones de alcaldías municipales a principios de diciembre. El propio Capriles empezó a alardear en las redes sociales de internet con que iba a convocar una gran marcha para el pasado sábado 23 de noviembre; lo que inmediatamente tuvo eco en la prensa parcializada a su favor. Lo que les propongo en este artículo es ir viendo cómo fueron reportando esto algunos de los medios que más se manejan en Miami.
Vamos a ver primero cómo reportó esta convocatoria de Capriles El Nuevo Herald de Miami. Referir el tema venezolano en El Nuevo Herald es casi lo mismo que decir los artículos de Antonio María Delgado, un secretario o taquígrafo que sigue en ese medio la línea editorial de Roger Noriega y Otto Reich; dos personajes que se dedican a conspirar y fraguar golpes de estado en América Latina.
En un artículo publicado el mismo sábado 23 este José María Delgado no solo hace las conclusiones menos lógicas, o defiende las posiciones más reaccionarias, sino que además miente informativamente. Delgado tiene derecho a ser todo lo derechista que se le antoje, pero no es profesional que para ello estafe a los lectores con malos datos. Su artículo en El Herald dice: “Miles de venezolanos acudieron el sábado nuevamente a las calles para protestar contra la ley habilitante obtenida esta semana por el gobernante Nicolás Maduro… Los manifestantes, quienes se congregaron en 335 municipios del país y en comunidades de venezolanos en el exterior…”. Ya les mostraré las falsedades contenidas en este pasaje. Antes, otro detalle en el artículo del secretario Delgado.
A Nicolás Maduro le dice “gobernante”, no “presidente”; lo que lleva implícita la obstinada tesis de que Capriles fue quien ganó las elecciones. Algo que ya todo el mundo sabe que es falso, pues aunque las elecciones fueron reñidas, hubo un gran número de votos favorable al presidente Maduro. Esto José María Delgado lo sabe muy bien, pero marcando línea editorial él tiene que escribir lo que le dicen como un soldadito.
Por su parte la mal llamada Radio Martí escogía este titular: “Encabeza Capriles protestas en Venezuela”. Ahí le quieren pasar la idea al lector de que hubo una enorme marcha y que entonces al frente de ella iba un vencedor Capriles desfilando, vitoreado por la gente. Luego pasan a criticar la ley habilitante y repiten lo de los 335 municipios donde supuestamente habría llegado la convocatoria de Capriles; aunque para no chotearse se cuidan de no dar cifras.
Vamos a ver ahora qué informó BBC Mundo, que no es un medio bolivariano ni mucho menos, pero es más serio. Ese mismo sábado 23, el periodista Daniel Pardo publicó en BBC Mundo un artículo con este titular: “Venezuela: la oposición dominó en Twitter, pero ¿y las calles?”. Ya este medio era más preciso.
Efectivamente formaron la algarabía en internet, eso puede lograrse por la ocupación de las redes por los grandes intereses imperiales, y también puede inventarse. Como se han inventado miles de seguidores fantasmas, sin perfil definido, por ejemplo, para Yoani Sánchez. Pero otra cosa fue lo que sucedió fuera de internet.
BBC Mundo revela, primero, que no hubo marchas en todos los municipios que estaban diciendo. Y demostró la farsa al revelar que en Caracas, un municipio de gigantescas proporciones, solo fueron a la convocatoria de Capriles en la Plaza Venezuela 5 mil personas, según datos de AP; o la mitad, entre 2 mil y 3 mil, según Reuters.
Creo que la balanza se inclina a un lado: El Herald y Radio Martí con sus exageraciones en un platillo; y BBC Mundo, AP y Reuters en el otro bajando hasta 2 mil los seguidores de Capriles. El mismo Capriles que en semejante lugar, el pasado 7 de octubre, había reunido a 300 mil seguidores.
El artículo de BBC Mundo resume de esta forma lo sucedido: “Capriles terminó su discurso a las 13:45. La gente se dio vuelta y caminó hacia la estación de metro como si la marcha hubiese sido un trámite. La gente se montó al metro y los cánticos en el subterráneo de Caracas fueron cosa de unos pocos. ‘Esto fue más un mitin político que una marcha’, expresó otro de los asistentes.”
Estos son testimonios y cifras que demuestran que la oposición venezolana ha perdido mucho lugar y que lo que le espera en las elecciones municipales de diciembre es una derrota. Son tan conscientes de esto, que ya Capriles está cantando fraude. Lo que siempre dice Capriles y la oposición venezolana, perennes perdedores de convocatorias electorales.
Cualquier persona o partido que se respete a sí mismo, o cualquier deportista o un simple jugador de dominó, no participaría en una competencia si de antemano cree que va a perder porque le han preparado una trampa. Así que creo Capriles debería respetarse un poco más a sí mismo y no asistir, o controlarse un poco la boca.
Esto lo que demuestra es que la oposición venezolana está desesperada. Quizás lo único que les queda a esta altura es viajar a Miami, a la ciudad del Doral, donde pueden pedirle asistencia al alcalde Luigi Boria.
O si tampoco le quieren hablar a Boria, como está de moda en Miami, se acercan al administrador Joe Carollo; siempre teniendo cuidado de que no les lance una taza de té. Pueden traer también a Capriles y luego de unos años, después que se haga ciudadano, a lo mejor puede postularse para un puesto de concejal.
Aunque les advierto que la situación en Miami tampoco les será fácil. Por lo menos si juzgamos por un titular que para reportar el apoyo a la referida marcha desde El Arepazo, un restaurante que es como el cuartel general de la derecha venezolana en Miami, decía: “Precaria movilización de los venezolanos en Miami”.
Y esto lo dice un artículo de Sergio Atárola para el periódico más arcaico y reaccionario del sur de la Florida, que es ese vejestorio llamado Diario Las Américas. Este periódico cita a una entusiasta participante que bajó desde Tampa a apoyar a Capriles en Miami y cuando llegó a El Arepazo en lugar de una concentración multitudinaria se encontró con 60 personas. Esa fue su cuenta, porque según la mía, a partir de una experiencia como reportero de televisión que permite hacer un conteo rápido por encima de tiro de cámara, lo que había allí eran unas 20 personas. Dos decenas de asistentes en una población que, según una entrevista (no muy reciente por cierto) a Oswaldo Muñoz, Director del periódico El Venezolano, rebasa en la zona los 300 mil venezolanos.
Todos estos hechos demuestran que la oposición, dentro y fuera de Venezuela, está en bancarrota. Y creo haberlo demostrado usando datos de la propia prensa afín a esa misma oposición. Porque yo no he citado a Telesur, ni a Correo del Orinoco, ni a la Agencia Bolivariana de Noticias; simplemente me he basado en los datos de la prensa rendida a las fuerzas de la derecha.

Pero son tozudos y son caprichosos estos opositores. En lugar de asumir la realidad y de ser consecuentes con los datos, ¿qué es lo que hacen? Pues intentan tapar el sol con un dedo y entonces abren la semana informativa desviando la atención de los sucesos que ellos mismos habían inflado. El lunes 25, en lugar que hacer un saldo de la llamada marcha, el propio Antonio María Delgado se apeó nuevamente en El Nuevo Herald con un titular que decía: “Militares atentos a señales de descontento social en Venezuela”.
Esto constituye una flagrante evasión periodística porque todo el mundo sabe, y mejor que nadie Otto Reich y Roger Noriega, los patrones de Antonio María Delgado, que las Fuerzas Armadas de Venezuela están renovadas y pasados a retiro los generales endeudados con la burguesía tradicional de ese país. Son jóvenes oficiales y soldados el sostén del actual ejército bolivariano. Con ellos la irreversibilidad e incluso la radicalización del proceso están garantizadas. Eso fue lo que marcó el comportamiento de la oposición el pasado sábado; eso es lo que decidirá los resultados de las elecciones municipales a fines de la próxima semana.

Leave a Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: