Skip to content

Violencia contra la Mujer: La más cobarde violación de los derechos humanos

November 26, 2013

La violencia contra las mujeres constituye uno de los males sociales más fuertes e importantes para lograr el pleno desarrollo de los derechos humanos y posiblemente sea la más cobarde y cruel de las acciones violentas. No es la historia de unas pocas mujeres en una cantidad insignificante de países. En el mundo, una de cada cuatro mujeres ha sido violada en algún momento de su vida, entre una y tres de cada cuatro son maltratadas físicamente en sus hogares en dependencia de los países y unas 120 millones han padecido mutilaciones genitales, según organismos internacionales.

La violencia deja cicatrices en la vida de millones de ellas que sienten en su piel el dolor por el maltrato físico, la violación sexual y la mutilación genital, que tiene en la desigualdad de género su causa principal.

Se celebran cumbres, algunos gobiernos hacen sus mejores esfuerzos para poner fin a la peor de las humillaciones,  pero siempre que se aproxima el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres (25 de noviembre) no se puede decir que se ha avanzado hacia la igualdad.

Hasta un 70% de la población femenina sufre algún tipo de violencia en su vida y lo peor es que la sociedad se va acostumbrando a convivir con estos hechos e incluso con la muerte de las mujeres y también de las niñas que son violadas, agredidas, esclavizadas e incluso asesinadas.

Se calcula que entre 500 mil y dos millones de personas son víctimas de trata cada año, lo que las lleva a la prostitución forzada, en tanto mas de 130 millones de mujeres y niñas han sido sometidas a la mutilación genital, fundamentalmente en África y en países de Oriente Medio.

Este 25 de noviembre se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, una fecha establecida por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1999, en recordación a las hermanas Mirabal, activistas políticas dominicanas asesinadas por órdenes del dictador dominicano Rafael Leónidas Trujillo.

A pesar de que muchos Estados han promulgado leyes que garantizan una mayor protección a la mujer y penalizan a sus agresores, en otros territorios la impunidad de que gozan esas personas las  lleva a actuar libremente.

Marchas de protesta, jornadas de sensibilización acerca de un problema que constituye una de la más vergonzosa violación de los derechos humanos, se organizan por estos días a propósito de la fecha, si bien la lucha de las mujeres por ser reconocidas no tiene día, hora y ha pasado a formar parte de sus vidas.

Durante la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer, celebrada en Beijing en 1995, se definió la violencia contra este grupo de la población como uno de los temas de especial preocupación en los que los gobiernos, la comunidad internacional y la sociedad civil debían trabajar para su erradicación.

Relaciones históricamente desiguales

La violencia en el hogar se reconoce como la forma más extendida de maltrato contra la mujer. En países donde existen estudios al respecto se señala que más del 20% han sido víctimas de atropello por los hombres con los que viven, ya sea su pareja, el padre, hermanos e incluso los hijos.

A su vez, la trata de mujeres y niñas constituye un millonario negocio que de acuerdo con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) genera hasta ocho mil millones de dólares anuales.

Algunas que viven en la pobreza caen en las redes de la prostitución bajo promesas de mejoras económicas. Otras lo hacen obligadas.

Quizá no haya sufrimiento mayor para una mujer que ser sometida a la mutilación de sus genitales,  una antigua práctica que refleja el pensamiento dominante en algunas culturas de que la virginidad de la niña y la mujer hay que resguardarla hasta el matrimonio.

¿Por qué se hace? Los hombres en esas culturas acostumbran a no casarse con las que no hayan sido sometidas a la circuncisión, ya que las consideran “sucias”, y aunque en algunos países se han promulgado leyes que consideran esa práctica un delito y lo sancionan, la mutilación genital femenina continúa siendo un problema grave.

En general, a muchas mujeres se les niega su derecho a ser protegidas por igual ante la ley, a ser respetadas en sus puestos de trabajo y a no ser sometida a tortura, ni a otros tratos crueles. Todo ello como resultado de las relaciones de poder, históricamente desiguales.

Aunque en los últimos años la lucha se ha centrado en que se reconozca el derecho al aborto, miles de mujeres fallecen cada año por la interrupción de embarazos de forma insegura. En algunas naciones los abortos clandestinos representan una de las primeras causas de muerte materna.

A solo dos años de la fecha fijada para cumplir con los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODS) es un sueno hablar de igualdad entre los sexos y el empoderamiento de la mujer, dos propósitos a lo que se comprometieron 189 Jefes de Estado y Gobierno en Naciones Unidas en el año 2000.

En ese contexto, y tomando como fuente a América Latina, millones de mujeres afro-descendientes sufren doble discriminación por su sexo y por el color de su piel.

Si las blancas viven en un régimen de desigualdad respecto al sexo masculino en número de empleo y salario, dirección política, jefatura del hogar, las negras, por razones históricas en primer lugar (en especial la esclavitud) siempre fueron consideradas ciudadanas del más bajo estrato social.

De ahí que continúen inmersas en un mundo de pobreza con los consiguientes flagelos del analfabetismo, la insalubridad, la prostitución, las enfermedades de transmisión sexual y otros muchos males.

La violencia contra la mujer continúa esparcida por el planeta, es prácticamente una epidemia, un  mal agravado por costumbres y tradiciones que con dolor se debe afirmar que se ha convertido en algo normal e incluso llega a aceptarse.

De ahí la necesidad de incrementar los esfuerzos en el interior de los países, entre los ciudadanos y a nivel mundial para cerrar la brecha entre géneros y enfrentar las variadas.

Celebraciones en Cuba

El 18 noviembre, creadores y especialistas se reúnen en la Sala Guillén, de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) para debatir el tema: Tratamiento de la violencia en programas de ficción de la televisión cubana, convocado por el Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT).

 

Ese mismo día, sesiona el taller Multiplicando buenas prácticas para prevenir la violencia hacia la mujer, coordinado por el Grupo de Reflexión y Solidaridad Oscar A. Romero (OAR) y la Federación de Mujeres Cubanas. Con sede en el Centro de capacitación de la mujer “Fe del Valle”, sito en 10 e/ 5ta y Calzada, el encuentro persigue dar a conocer diferentes experiencias que desarrollan barrios, proyectos y grupos de personas para reducir y eliminar este flagelo.

 

El 20 de noviembre, se suma a la jornada con la exposición de artes plásticas Con visión e género, en el Salón Domingo del Monte, del hotel “Ambos Mundos”, sito en Obispo 153 esquina Mercaderes, La Habana Vieja.

 

El 21 de noviembre, en el teatro Mella, a partir de las 8.30 p.m., será el concierto por la No Violencia hacia la Mujer con Tony Ávila y su grupo, coordinado por OAR y  la Federación de Mujeres Cubanas.

 

El panel La violencia no es invisible lo que la sostiene sí, en el marco del IX Taller Internacional Mujeres en el siglo XXI, a partir de las dos de la tarde, Aula Magna de la Universidad de La Habana.

 

Los días 22 y 23 de noviembre se desarrollará el IV Encuentro de Reflexión Pastoral con enfoque de géneroSalud sexual y su relación con la violencia de género, con la participación de la Pastoral de la Mujer y Justicia de Género del Consejo Latinoamericano de Iglesias CLAI, Programa Mujer-Género y Diakonía, del Consejo de iglesias de Cuba.

 

El 30 de noviembre será la presentación de la obra de teatro infantilEl cuarto de Piedad del Grupo Sueños para contar, a las 2:00 p.m., en la Casa del ALBA Cultural, ubicada en Línea y D, Vedado.

 

El programa comprende talleres acerca de sensibilización sobre violencia de género dirigido a líderes comunitarios, coordinados por el Centro Municipal de Prevención de las ITS –VIH/sida, sito en calle Juan Delgado e/ Carmen y Vista Alegre, Víbora.

 

El 10 diciembre será el Encuentro de la Plataforma de Hombres por la No Violencia, coordinada por el Grupo de Reflexión y Solidaridad Oscar A. Romero.

 

El 25 de noviembre fue escogido por Naciones Unidas como Día por la no violencia hacia las mujeres y las niñas. Detrás de esa fecha hay una historia conmovedora: las hermanas Mirabal (Patria, Minerva, María Teresa y Dedé), conocidas como “las mariposas”, eran activas militantes por la democracia y la justicia en la República Dominicana del dictador Trujillo. Encarceladas en varias ocasiones, fueron asesinadas por la policía secreta el 25 de noviembre de 1960. La jornada por la No violencia hacia las mujeres concluye el 10 de diciembre, Día de los derechos humanos.

From → Cuba, DDHH, EEUU, España, Miami, ONU

One Comment
  1. Reblogueó esto en la koladita.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: